EN NUESTRO PAIS EL 15 DE ENERO ES UN DIA MUY ESPECIAL..... Y ES QUE SE CELEBRA "EL DÌA DEL MAESTRO" VENEZOLANO!!!!!!!!!!!

PUES BIEN QUEREMOS DESEARLE A TODOS NUESTRO COLEGAS, QUE PASEN UN DIA Y EL RESTO DEL MES DE UNA MANERA SATISFACTORIA Y QUE EL ÈXITO ESTE SIEMPRE PRESENTE....


PARA UD. TENEMOS NUESTRO ACTO DE CONDECORACIONES Y BRINDIS ESTE JUEVES 15 A PARTIR DE LAS 11:00 AM.....


TE ESPERAMOS!!!!!!!!!

DÌA DEL MAESTRO

ORACIÓN DEL EDUCADOR
Señor, tú que eres
el único y verdadero Maestro,
concédeme la gracia de ser,
a ejemplo tuyo, maestro para mis alumnos.

Haz que yo sepa, con mi vida,
educarlos en la libertad
y, con mi sabiduria, capacitarlos
para un auténtico compromiso
hacia los demás.

Haz que yo sea capaz de hablarles de ti
y de enseñarles a hablar contigo.
Que ellos se den cuenta de que son amados
y de que yo sólo busco su verdadero bien.

Haz que mi amistad contigo sea la fuente
de mi amistad con ellos.

Jesús Maestro, gracias por haberme llamado
a tu misma misión.
Que mi docencia sea un reflejo de la tuya.
Amén.
h

DISCURSO DE LA ORADORA DE ORDEN EN ACTO DE CONDECORACIONES "FELIX MANUEL LUCES" DE LA FEDERACIÓN VENEZOLANA DE MAESTROS TÁCHIRA.

San Cristóbal 15 de Enero de 2015.

Discurso Día del maestro. FVM filial Táchira.

Arely Díaz Peña

arely@ciegc.org.ve

Muy Buenos y excelente día para todos los docentes que en este respetado escenario se encuentran; Quiero comenzar estas palabras dando las gracias a Dios como Padre creador que nos ayuda a sobrellevar los retos del tiempo que vivimos, de igual manera a la Directiva de la Federación Venezolana de Maestros del Estado Táchira, (FVM), pues responsabilizaron en mi la oratoria para honrar al docente en su día y homenajear con  el discurso a los maestros y maestras que hoy serán condecorados, desde ya felicitaciones estimados y respetados educadores que con su trabajo forjan la sociedad que crece a paso agigantado en nuestro país.

Con la grandeza que la fecha refleja se conmemora hoy el día del educador en Venezuela, por tanto quise escribir reflexiones que en la trayectoria de mi vida como educadora he podido aprender de otros maestros, quienes dejaron en mi saberes que coloco al servicio de quienes aman esta profesión. A lo largo de la historia de la educación el rol docente ha exigido una transformación  profunda y transcendental,  para lo cual el maestro debe estar preparado y centrado en el desafío que la sociedad presenta. En pleno siglo XXI son varios los retos que se deben transitar, y la tarea no es fácil, de allí que la responsabilidad se vuelve compleja para enseñar. Recordemos al gran Maestro: Jesús, quien en su tiempo tampoco fue fácil enseñar la palabra de su Padre, pocos eran los que creían en el y lo que anunciaba, sin embargo dejó huella en la humanidad; algo así sucede en estos tiempos donde pareciera que la voz del docente desde su enseñanza se oculta tras las calamidades que en nuestra sociedad vivimos. No obstante, el maestro nunca debe apagar su voz, por el contrario su palabra debe traspasar esas murallas societales, para ello la apertura y reflexión son el continuo de la actuación docente, si en algún momento algo turba el camino,  verlo como una oportunidad para aprender y salir victorioso para seguir enseñando. En este sentido, la búsqueda de espacios para compartir su mensaje debe estar impregnados de la creatividad la cual promueve innovación y ésta genera éxitos. La historia de la educación dice que el maestro se da a conocer por su actitud luchadora, sabía y reflexiva, por sus discursos convincentes y colmados de conocimiento, capaces de transformar la sociedad, pues somos parte de ella y arquitectos de de quienes nos acompañan en esta sociedad;  ellos son nuestros estudiantes, quienes serán  los médicos, enfermeras, abogados, comerciantes, obreros, albañiles, secretarias, ingenieros, militares, los políticos; en fin todos los que conforman la sociedad. Es por ello, que la responsabilidad es inmensa y comprometedora. Si el maestro desvirtúa su función de enseñar estará contribuyendo para que el  país desarrolle sociedades calladas, refugiadas en el silencio, en la obediencia ciega, en la capacidad de no reaccionar cuando la criticidad se le niega. Como vemos es tiempo difícil, diríamos que confuso, pues hay vertientes que pudieran dañar ese ímpetu del docente.  Quiero referirme hoy con el respeto que esta reflexión les merece a lo siguientes temas: Los valores educacionales, la política  en la educación y las competencias pedagógicas del educador.  En relación con lo primero; Valores educacionales; el maestro es un agente de primer orden en el proceso de socialización metódica del estudiante, que crece en el tejido social, los valores, actitudes y otras pautas de conducta que exhibe  constituyen un marco de referencia normativo para las personas en formación.  Asimismo, el docente conforma el rol de juez en el control social, función que se le otorga por su responsabilidad de evaluar el conocimiento de sus estudiantes, por tanto su desempeño en cualquier espacio debe ser de respeto a la norma, demostrador de equidad, justicia, responsabilidad, respeto  y paz .  El valor de justicia lo debe expresar cuando a todos sus estudiantes y comunidad los ve como seres únicos, les da su mano y practica sus valores para ejemplarizar lo que debe ser un buen ciudadano. La equidad, cuando a todos les da oportunidad de aprender con avances de la ciencia, permitiendo la autorrealización de sus semejantes y actualizando sus saberes para mediar aprendizajes que contribuyan a las demandas de bienestar. Otro valor referido en la actuación docente es el respeto, éste dirigido a escuchar a su estudiante, entender sus ideas y demandar de ellas nuevos conocimientos. Y un tercer valor que pide y exige la sociedad actual: la paz, para ello es importante  el control de sus emociones, su equilibrio al actuar frente a sus estudiantes y compañeros de trabajo, la inteligencia emocional  que según Covey (2005) en su Libro el 8° hábito,  esa inteligencia viene dada por componentes como la autoconciencia, motivación personal, autodisciplina, empatía y habilidades sociales, elementos esenciales que forjaran su liderazgo en la sociedad. De igual manera, expresa el autor que la paz sobrepasará cuando la inteligencia espiritual invada al ser humano, su convicción de vida, su yo interno gestionando su integridad y fidelidad a los propios valores para lo cual su voz permitirá  el trabajo con la vocación y dotes personales. En cada uno de nosotros se encuentra un anhelo profundo e innato, es nuestra voz, esa que dice a cada minuto la acción transformadora, que lucha por ser escuchada, que otros buscan callar porque esta cargada de verdades, sólo que cuando el maestro quiere algo, lucha por conseguirlo, su pensamiento rompe los limites y la mente transciende para encontrarnos en un mundo cargados de ilusiones que solo se ven al formar a otros y superar las barreras y obtener el éxito.  Es entonces, que la reflexión que propongo hoy sobre los  valores educacionales dejan las siguientes interrogantes: ¿Puede el maestro de este siglo silenciar lo que acontece en  la sociedad?, Su voz interior permite quedar sin grito a la verdad?,  ¿El miedo debe ser el que gane en su desempeño social?. Reflexiono aquí: hay silencios que acompañan las injusticias, hay silencios que modelan pueblo oprimido, hay silencios que son cómplices de los daños intelectuales. Recordemos  a Burke: la maldad triunfa cuando los hombres buenos no hacen nada.  De allí, que el maestro de este siglo debe marcar el camino hacia la vertiente prometedora de alzar su voz ante la realidad de hoy, es la voz del espíritu humano, lleno de esperanza por una sociedad mejor. La voz es relevancia personal única que se manifiesta cuando nos enfrentamos a nuestros mayores desafíos, aquella que se encuentra entre el talento, la pasión, la necesidad y la consciencia. El maestro debe ser voz de pueblo, mediador para la voz de otros e impulsador a encontrar voces que griten las realidades sin miedo, con firmeza para vencer.. Otro tema importante en estas palabras que comparto es la Política en la educación, tema de controversia en la educación actual, pues en las últimas décadas en nuestro país se confunde el rol político que debe ejercer un docente con la introducción de la ideología partidista. Todo acto educativo es político, pues la acción docente esta comprometida con justicia social, ética humanística y valores democráticos. En consecuencia, reflexionemos con estas interrogantes; ¿Para qué  educamos?, ¿a favor de quién y en contra de quién?,  a lo mejor las respuestas serian: educamos a favor de una  sociedad inmensamente democrática, para instaurar una justicia verdadera, entonces revisaremos,  cómo son las prácticas pedagógicas que realizo para conseguir la sociedad democrática, con justicia humana  y con valores?, ¿Leo diariamente  con mis estudiantes textos que me invitan a liberar pensamiento?, propongo actividades donde se pueda construir sin señalamientos radicales, sino donde la creatividad acompañe la imaginación?, la idea es que revisemos como estamos contribuyendo a formar sociedad en Venezuela, es allí donde la esencia de educar tiene que ver con la acción política. Cada día que transcurre es un momento para revisarnos,  sólo el repensar y reorientar nuestras acciones hace posible la liberación del pensamiento, de saber superar las trabas que nos  impiden ser más humano. Señalaremos un poco los argumentos de Freire: “El maestro es el responsable de dotar a los sujetos de un pensamiento crítico, que redunde en una praxis transformadora de una realidad social llena de injusticias”. Para ello, debemos luchar para que no se instaure pensamientos únicos, para que no se delimite el accionar democrático, razón que conduce a planear pedagogía donde el conocimiento no esta acabado, sino que en permanente transformación se busca que el conocimiento existente de lugar al conocimiento nuevo. Es entonces, que admitidas estas proposiciones no separamos al que sabe del que no sabe, por el contrario unimos esfuerzos para crecer juntos, unidos a través del acto comunicativo, tu saber lo comparto con el mío porque juntos hacemos sociedad.  Estaremos unidos por el dialogo puente entre tu saber y el mío. Coparticipes de una sociedad que quiere superar dogmas radicales, que quiere liberar sufrimientos y que quiere vivir en paz y verdadera convivencia. Por todas estas cosas el acto educativo es político, pues esta cargado de construcción social, donde se forma al ser humano para que sea capaz de poseer un conocimiento cierto sobre la realidad en la que vive y de ayudar a transformarla orientándola  hacia valores como la paz, justicia, cooperación, libertad, respeto y tolerancia, esa que hace sostén para aceptarnos como somos, sin discriminarnos, sin dividirnos, sin señalar desaciertos, sino ver mejoras de vida. Es hora de unir nuestras voces en busca de la mejor sociedad, donde la verdad sea la punta de lanza al crecimiento societal, cada quien desde su espacio, los docentes desde sus aulas, comprometidos con la educación de la esperanza, alimentando espacios donde el aprendizaje sea solucionador de problemas y no mero repetidor de lecciones vacías. La fuerza Sindical, levantando la voz con altruismo, precisando el momento de dar a conocer las injusticias educativas para alimentar la criticidad del maestro en sus aulas. No se permite en este siglo voces silenciadoras de la verdad social, guardar silencio es apoyar los miedos y éste es el que abriga los actos de injusticia. Cito a Covey “ La obediencia maliciosa conspira con el nepotismo, la arbitrariedad y la prepotencia”. Entonces, amigos maestros no permitamos que la carencia de escrúpulos, la división a nuestro pensamiento, el no alimento a la espiritualidad nos convierta en cosas y lo humano se pierda. Busquemos pues, la formación desde el buen trato, donde exista oportunidades de entender necesidades humanas sin traicionar principios, donde la  confianza y la retribución sean correctas para el sujeto que educamos. Quien enseña aprende al enseñar, y quien aprende enseña al aprender, de allí que el aprendizaje valido es cuando el aprendiz se torna capaz de recrear y rehacer lo aprendido para enseñarlo luego. Todas estas características y señalamientos descritos son los que hacen que la educación tenga sentido político, por tanto el docente si debe conocer y administrar política desde sus espacios, visión que no debe confundirse con ideologías partidistas en los escenarios educativos. Ahora bien, para que esa educación descrita anteriormente se desarrolle se requiere de algunas Competencias Pedagógicas, entendidas estas como las capacidades que debe demostrar un maestro al momento de mediar su saber. Quizás en una compleja sociedad mostrar ejemplos de Maestros perfectos no es la mejor idea, no obstante, en la actualidad  la tarea de enseñar no es fácil, nunca lo ha sido o sino miremos la historia  y evoquemos en estos instantes a nuestros  2 grandes Maestros Venezolanos: Simón Rodríguez y  Andrés Bello, fueron grandes por su legado, dejaron historia y formaron grandes héroes. Su escenario era el de una Venezuela que buscaba libertad, justicia y patriotismo, reto que asumieron con su saber y mediación hacia hombres que dieron la vida por nuestra independencia. Ahora bien en este siglo,   se quiere formar ciudadanos que aprendan a resolver problemas de su día a día, por tanto el Maestro no puede ni debe ser ajeno al avance e innovación del mundo, es por ello que  el docente debe ser Analizador y evaluador de las situaciones convulsionantes por donde vive sus estudiantes, nada fácil porque él es parte de esa sociedad, vive y se cuestiona a cada momento en muchas ocasiones se halla inmerso en contradicciones que con frecuencias como personas y en nuestro rol de educadores y educadoras, nos llena de angustia, me refiero a la contradicción que sentimos entre el vivir felices, sin estrés y sin  necesidades y el tener que enseñar a que otros sean felices y resuelvan sus problemas. Dilema fuerte y  que salpica el entorno que vivimos. Formar a nuestros estudiantes con pensamiento crítico y en muchas ocasiones nuestro propio pensamiento es cohesionado entre la verdad y el silencio. Reflexionar críticamente sobre problemas de salud, economía, política y las necesidades humanas, cuando nuestras familias y nuestra existencia padecen día a día esas situaciones. Queremos ser felices y nos gustaría abrirles a nuestros estudiantes, nuevos y fértiles horizontes de felicidad, pero ante esta aspiración que denota en gran sentido a nuestra existencia no sabemos como empezar, pues somos parte de la compleja sociedad con graves problemas y esa realidad influye a la hora de planificar y de organizar la acción educativa. No obstante, en el marco de esta confusión se requiere Maestros con ganas de optimizar lo que enseña, capaz de autorrealizarse y de mostrar a sus estudiantes caminos para el desarrollo de su ser. Invitar a vivir y ver la vida como la posibilidad maravillosa para conseguir metas, no es más sino dejar que el placer de estar vivos logre los éxitos. Para  ello, el Ingenio en las actividades serán la guía , su objetivo principal estará en  proporcionar una educación que permita conformar su propia y esencial Identidad, contagiar amor y felicidad. De igual manera, el docente de hoy debe buscar la unión entre sus pares, precursor en compartir ideas, inspirar y motivar, respetuoso del pensar de su compañero, sólo así estaremos en constante reinvención puesto que el compartir saberes coadyuva al avance del acto educativo.  Como ven son competencias de Maestros grandes, luchadores, convencidos de los avances y éxitos de vida. Donde no se permite visiones fragmentadas sino consustanciadas como lo argumentado por Morin (1999), “se necesita una  reforma del pensamiento que desarrolle nuestra aptitud para organizar el conocimiento y permita la vinculación de 2 culturas divorciadas”. Este autor dignifica con su mensaje al docente y sobre todo a la educación de éste siglo, pues expresa que una persona con su pensamiento bien organizado procura vivir mejor, afronta la incertidumbre y hace transformación constante a su vida. Seria como hablar de promocionar un conocimiento multidimensional de los fenómenos humanos, capacidad de entender la complejidad de lo real. En fin es una situación densa que requiere de un docente habilidoso y comprometido. La complejidad existe porque el hombre no puede separar los componentes diferentes que conforman la sociedad y que hacen un todo; tales como lo económico, lo político, lo sociológico, lo afectivo y lo mitológico. Nos enfrentamos por pensamientos, nos divorciamos por no comprender que la multidimensionalidad es la posibilidad de de unir las partes que nos separan. Así,  es cuando más surgen los problemas y menos solución le conseguimos, entonces progresa la crisis y gana la rivalidad.  Invito entonces,  Mis queridos Maestros a formarnos para mejorar las Competencias Pedagógicas, con esto reformaremos la enseñanza que ayudaría a reformar el pensamiento y como dice Juan de Mairena “ La finalidad de nuestra escuela es enseñar a repensar el pensamiento, desaprender lo negativo y a dudar de la propia duda si lo que hacemos no conduce a la felicidad.  Pregunto: ¿Es posible que el docente de este siglo silencie su voz?, ¿Es posible que no se prepare?, ¿Es posible que no forme desde la criticidad?. Creo que es tiempo de despertar y salir de las 4 paredes del aula en busca de un despertar social que a vive los líderes de calidad; prepararse y formar al estudiante para el mundo plural y exigente. Muchas cosas se están escapando de las 4 paredes y no solo de aritmética y  lecciones requiere el niño y la niña, va más allá la enseñanza, así evitaremos tantas amenazas, tantas muertes y tantos antivalores. Es contribuir a la formación de una conciencia humanista y ética, de pertenencia a la especie humana, de alimentar nuestro ser con regalos cargados de amor por si mismo, para así amar al otro, respetarlo y aceptarlo. Ayudar a constituir un valor interior y profundo, una especie de polaridad de su yo, que lo oriente en un sentido para la vida. Esto significa que aprender a vivir  no sólo necesita de conocimientos, sino de la transformación de su propio estado mental, del conocimiento adquirido en sapiencia y la incorporación de esa sapiencia a su quehacer diario. Por consiguiente,  la educación debe contribuir a la autoformación de la persona ; aprender a vivir y aprender asumir la condición humana.  Todo esto si queremos educar para una sociedad diferente y como decimos por allí con democracia, pues pregunto:  ¿Se vive en sociedad democrática cuando no soy solidario, cuando discrimino el pensamiento de otro, cuando irrespeto su dignidad?, entonces mis Maestros, ¿cuál es el aprendizaje que estamos logrando desde la escuela?, ¿será que hay revisar que enseño?,  Por qué tanta rivalidad social? , algo se nos quedo sin planificar, quizás allí esta la respuesta de la rivalidad que se quiere imponer, del aislamiento social que puede reinar y la reducción de pensamiento que lograrían sino despertamos. Organicemos nuestro quehacer pedagógico sobre principios, tales como: Lo sistémico u organizativo, no es más sino la unión de conocimiento opuesto a ideas de reducción, en otras palabras el todo es la suma de sus partes, otros dirían en la unión esta la fuerza. Otro principio lo holográmico, esto dice de la importancia de todos en la totalidad, es decir que cada uno contamos para la unidad. Seguidamente del principio de la autoregulación , esto no es más sino la constante revisión  de nuestros actos para regular las acciones y mantener la unidad. Por último el principio de la autonomía;  somos seres autoorganizadores que constantemente estamos produciendo y reproduciéndonos, pero somos únicos de allí nuestra condición humana, abrigada por comunicarnos, por dialogar. Estos principios los he estudiado y los expreso cuando acompaño formación docente,  son la base de la UNIDAD social. Hoy los comparto para ponerlos en práctica si queremos construir  unión.    Vamos pues a inquietar mentes y disponer nuestros saberes para cambiar esta sociedad venezolana. Finalmente, recuerdo las palabras de Berlolt Brecht:

Hay hombres que luchan un día y son buenos,

Hay otros que luchan un año y son mejores,

Hay quienes luchan muchos años y son muy buenos,

Pero hay los que luchan toda la vida esos son los imprescindibles.

 

Mi respeto a cada uno, a su corriente de pensamiento a su dedicación en la labor docente, al valor humano que representan en el crecimiento de un país que en estos momentos convulsiona por no entender que la diversidad de ideas alimenta la construcción de sociedades pluralistas. Con la esperanza y el sueño reparador de mi país, de mi amada Venezuela, de mi gran Estado Táchira, quiero despedirme de Ustedes;

Muchas gracias por su atención y que Dios nos proteja cada día y nos haga más soñadores. Felicitaciones a todos los maestros de este mundo.   

ORADORA DE ORDEN 15 DE ENERO DE 2015

ACTO DÍA DEL MAESTRO

FEDERACIÓN VENEZOLANA DE MAESTROS TÁCHIRA

DRA. ARELYS DÍAZ


!!!!CONGRATULACIONES!!!!